Respiración  |  Meditación

 
     

 
   

La respiración es una de las cosas con mas importancia de las que tenemos que cuidar en la vida, totalmente al contrario suele ocurrir, pues es común que nadie le de importancia ni atención. A través de ella podemos abrir la puerta de la consciencia, accediendo al aquí y ahora, consiguiendo una mayor presencia, atención y disfrute en lo que se hace.

Podemos pasar días enteros sin comer ni beber, pero si estuviéramos unos minutos sin respirar moriríamos, esto nos dice la total necesidad que tiene en nosotros. A través de la respiración entran alrededor de dos tercios de la energía que necesitamos.

La naturaleza con su gran sabiduría, nos hace sentir placer en las cosas que necesitamos para subsistir, disfrutamos al comer, beber, dormir, con las relaciones sexuales... todo esto lo hace para que la especie humana sobreviva y se preserve. Pues si con todas estas cosa hay placer y disfrute, imagínate la respiración siendo lo mas importante, la cantidad de sensaciones agradables y poderosas que nos transmite. Pero para acceder a este mundo de sensaciones internas hay sobre todo una condición: ?atención consciente?.

 

 

Nuestra mente es como un saltamontes inquieto, no para, salta constantemente de un pensamiento a otro, esta en el supermercado, al segundo siguiente en el trabajo, luego en el cine, luego en la comida de antes, al segundo en lo que hará para cenar, luego tomando un café por la tarde con un amigo... no para. Esto nos pasa constantemente así que para poder dirigirla debemos empezar por utilizar técnica de yoga de respiración consiguiendo poco a poco mas dominio sobre la mente y dirigiendo nuestra atención allí donde nosotros queramos. La respiración que utilizamos normalmente es una respiración automática, en el momento que se le da una atención profunda, la convertimos en algo mágico, con un gran poder, el poder de estar donde se esta y de sentir la fuerza del presente.

Generalmente la persona utiliza muy poca capacidad de los pulmones, respirando solo con la parte alta de los pulmones, el tórax. Esta forma funciona con una respiración entrecortada y rápida, activando el circuito nervioso simpático, en el cual se tensan los músculos y el cuerpo, estando totalmente alerta y duros, como un gato cuando eriza todo el cuerpo. Esta bien cuando estamos en una situación de peligro y tenemos que actuar con mucha rapidez, lo malo es que estas situaciones no suelen pasar prácticamente y el cuerpo se ha habituado a estar en tensión constante, ni al dormir descansa.

Otra respiración seria con la parte baja de los pulmones, con la zona abdominal, siendo más alargada y suave al tener mayor capacidad, esta forma activa el sistema nervioso parasimpático. En este los músculos y el cuerpo se relajan, teniendo mayor capacidad de concentración y un pensamiento mas amplio y claro.

Para finalizar tenemos la respiración yoguica donde se juntan las dos respiraciones, alta y baja, torácica y abdominal, consiguiendo una mayor capacidad pulmonar para respirar, por lo que el cuerpo recibe de forma suave mayor cantidad de oxigeno, activando el sistema nervioso parasimpático, llevando salud al cuerpo y a nuestra vida.

Dependiendo que forma de respirar utilicemos, pondremos en marcha un sistema nervioso u otro, dependiendo en el que estemos, simpatico o parasimpático, nuestra mente y los pensamientos funcionaran de una forma alterada, rápida y tensa o funcionara de forma relajada, con mayor claridad y menos miedo.

Recuerda que la vida es la percepción que tiene nuestra mente del entorno, de los hechos y situaciones, como recibe a través de los sentidos lo que ocurre a nuestro alrededor, procesando la información. Así pues dependiendo como esta nuestra mente, seremos mas o menos felices, tendremos mas posibilidades de tomar mejores decisiones y solucionar los problemas que se nos presentan, siendo mas creativos. Recuerda para dirigir nuestra mente el camino se encuentra en la respiración.

Te voy a proponer varias técnicas de respiración, es importante que pongas toda la atención que puedas en lo que haces, si la mente se va la vuelves a traer a la respiración, es normal que esto pase pues lleva toda la vida yéndose donde quiere cuando quiere, así que no te enfades y sin mas trae tu atención donde estas. También es importante que tengas una actitud de agradecimiento, el aire que entra te da la vida , te llena de fuerza, de energía al cogerlo y de paz, de serenidad al soltarlo.

Para empezar es bueno siempre coger una posición cómoda con los ojos cerrados para que consigas concentrarte mejor. Puedes tumbarte sobre una manta doblada en el suelo, separando un poco las piernas y los brazos. Puedes sentarte en un silla con las manos sobre los muslos y con la espalda recta. O puedes utilizar la postura del loto, sentado en el suelo con las piernas cruzadas y la espalda recta. Para empezar te aconsejo una de las primeras, son mas sencillas y aquí no tienes que competir, ni estar incomodo, has de disfrutar.

1ª Parte: Pon atención de abajo hacia arriba en el cuerpo y vas relajando: los pies, piernas, espalda, manos, brazos, boca, ojos, entrecejo y alisa la frente. Ahora el cuerpo esta cómodo y relajándose. Pon atención en tu respiración es suave o entrecortada; en la boca del estomago, esta duro, tenso o relajado, así obtenemos información de cómo llevamos el día y como estamos.

2ª Parte: Siempre busca la comodidad en los tiempos y repeticiones, yo pongo un consejo pero cada uno tiene que ver lo que necesita.

  • Empieza a respirar de forma suave con la parte baja de los pulmones, con la zona abdominal. Pon total atención, sintiéndolo. Puedes estar unos cinco minutos con esta , así movilizaras el diafragma o puedes contar 20 respiraciones.
  • Expulsando el aire completamente del abdomen sigue con la parte alta, el tórax, sintiendo las costillas como se expanden hacia los lados y arriba. Ahora la parte baja abdominal no se mueve. Repite este ejercicio unas 15 veces.
  • Expulsando totalmente el aire del tórax, unifica las dos respiraciones haciendo la respiración completa o yoguica. Siempre empieza cogiendo aire de abajo hacia arriba, primero llenas la parte baja y luego la alta. Al expulsar el aire hazlo de forma inversa, primero la parte alta y luego la baja. Intenta hacer las cosas a gusto, no busques la perfección, si disfrutas y lo haces con cariño. Poco a poco dominaras la técnica. Repite este ejercicio unas 20 veces o cinco min.

3ª Parte: Utiliza cualquiera de estas variantes de respiración completa, te recomiendo que empieces por las primeras pues son mas sencillas.

  • Coge el aire de forma normal, retienes 2 segundos con los pulmones llenos y lo sueltas tan despacio como puedas, sintiendo como si todo tu cuerpo se deshinchara. Repite este ejercicio unas 20 veces.
  • Coge el aire de forma normal, retienes 2 segundos con los pulmones llenos, sueltas 2 seg. retienes 2 seg. suelta 2 seg. Así hasta tirar todo el aire. Repite este ejercicio unas 20 veces o cinco min.
  • Coge el aire en 4 seg. Retienes en 4 se. Y sueltas en 8 seg. Repite este ejercicio unas 20 veces o cinco min.
  • Respiración cuadrada: Coge el aire en 4 seg. Retienes con pulmones llenos 4 seg. Suelta en 4 seg. Retienes en vacío en 4 seg. Repite este ejercicio unas 20 veces o cinco min. ( pautas 1-1-1-1 )
  • Respiración rectangular: Coge el aire en 4 seg. Retienes con pulmones llenos 2 seg. Suelta en 4 seg. Retienes en vacío en 2 seg. Repite este ejercicio unas 20 veces o cinco min. ( pautas 2-1-2-1 )

4ª Parte: Respira de forma normal sin pautas de tiempo, observando como esta el cuerpo, las emociones, los pensamientos, ¿están igual que al principio? Siente la sensación de energía por diferentes parte del cuerpo.

Ya puedes abrir los ojos.

 
     
     

 
   

Todas las técnicas de yoga nos llevan a la meditación, donde se propicia el verdadero encuentro con nuestro ser Esencial, meditar no es pensar, ni reflexionar, ni evadirse. Es quedarse en silencio, en paz, a solas (con uno mismo) ubicado en tu centro, en eso que llamamos YO. A ese estado de unión consciente le llamamos YOGA.

 
      Principio